¿Cómo detectar un inquilino potencialmente moroso?

cómo detectar un inquilino potencialmente moroso

Identificar a un inquilino moroso no es una tarea sencilla. Por norma general, los inquilinos morosos suelen pagar los primeros meses de forma puntual, pero llega un momento en el que los pagos dejan de llegar. ¿Cómo detectar un inquilino potencialmente moroso? A continuación, vamos a ver una serie de consejos para descubrirlos y evitar el cobro de morosos.

¿Cómo detectar un inquilino potencialmente moroso?

La morosidad dentro de los alquileres es algo habitual, por lo que tenemos que tener mucho cuidado a la hora de arrendar nuestros inmuebles. Hay una serie de comportamientos habituales y repetitivos entre aquellos profesionales del impago que se camuflan entre las visitas de los inquilinos y que a continuación enumeraremos:

Dinero por adelantado

A la hora de formalizar un alquiler siempre debemos de informar al inquilino de la cuantía mensual y las condiciones generales del alquiler, esto es, la fianza legal, si se va a solicitar alguna garantía adicional o la duración del contrato. Lo común en estos casos es que el inquilino respete las condiciones del arrendador. No obstante, cuando nos encontramos ante un inquilino moroso, observaremos como este intenta cambiar alguna de las condiciones o incluso, con el afán de mostrar su falsa solvencia, sugiere pagar por adelantado más de una mensualidad.

Ante este tipo de comportamientos, siempre debemos de desconfiar. Cuando vamos a cerrar un acuerdo de alquiler el inquilino deberá siempre aportar la cuantía correspondiente a la fianza, lo pactado en caso de garantía adicional y el mes de renta en vigor. El abono de tres, cuatro o más rentas por adelantado, nos puede hacer sospechar que quizás nunca más vaya a volver a abonar el alquiler de la vivienda.

Pone excusas

Siempre recomendamos que antes de escoger a un inquilino se solicite una serie de documentación que nos ayude a conocer un poco su perfil. Además de la documentación identificativa, se suele solicitar nóminas, contrato de trabajo, contacto e incluso, recomendaciones de otros propietarios en el caso de haber vivido de alquiler con anterioridad.

Cuando nos encontramos ante un inquilino moroso intentará dar largas de cara a presentar cualquier tipo de información suya al respecto, y en el caso de lograrlo, siempre observaremos que le falta algún documento que prometerá adjuntar más adelante.

Evita a los profesionales

Si tu candidato a inquilino sugiere que puedes formalizar el alquiler evitando terceros y así ahorrarse la comisión de la agencia ¡sospecha! El inquilino moroso siempre esquiva al profesional inmobiliario, pues este conoce bien sus actuaciones y los detecta a la primera.

Para alquilar con plena seguridad es importante contar con un buen asesoramiento profesional, que nos ayude a fijar el precio de la renta, pero también a escoger al inquilino perfecto, formalizar el contrato de alquiler y nos conceda las mejores garantías además de la protección a propietarios que necesitamos.

Incidencias previas

Una vía interesante para conocer los antecedentes arrendaticios de un inquilino es solicitar como propietario un certificado de solvencia FIM, esto es un informe que elabora la compañía Fichero de Morosos, por el que se conoce si existe algún caso de impago anterior en el historial del arrendatario.

Solicitar este documento nos garantizará conocer que el inquilino no ha dejado por pagar a otro casero anterior, y en caso contrario nos ayudará a decidir, conociendo sus antecedentes, si queremos o no alquilarle el inmueble.

Por otro lado, además de el certificado de solvencia FIM, podemos solicitar al candidato a inquilino alguna recomendación por parte de caseros anteriores, esto también nos ayudará a conocer su comportamiento en otras viviendas.

Evita contratos por escrito

Aunque ya lo hemos dicho muchas veces, lo repetimos. Las palabras se las lleva el viento por eso es muy importante hacer contratos por escrito donde todo quede reflejado y claro. Un inquilino moroso profesional te engatusará e intentará que cuanto menos quede reflejado en papel mejor, e intentará esquivar todo lo relacionado con lo que dice la ley.

Qué hacer si es moroso

Si a pesar de todas estas precauciones, el inquilino resulta ser moroso profesional o bien no puede pagar por pérdida de empleo u otras situaciones sobrevenidas, no queda más remedio que actuar cuanto antes.

Ya el primer mes de impago si se ve que no hay voluntad de pagar o que no se da ninguna respuesta, es conveniente ponerse en manos de un profesional para comenzar el proceso legal. Más o menos en el plazo de cuatro o cinco meses, el procedimiento de desahucio estará acabado. La cantidad que se pueda recuperar o no ya dependerá porque, normalmente, los morosos profesionales se las saben todas y no suelen tener patrimonio para poder embargar. Pero, por lo menos, la vivienda ya estará libre para que otro inquilino la habite.

¿Te ha gustado el artículo?

¡Compártelo en redes sociales!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

También te puede interesar

¡Hola! Soy Mercedes Pires, de atención al cliente. Déjame tu consulta y te daré respuesta lo antes posible. ¡Gracias!

Horario de atención
09:00 -14:00 y 16:00-19:00

Open chat
Powered by Redclaimer.es
¡Hola! Soy Mercedes
Responsable de At. Cliente de Redclaimer.
¿En qué puedo ayudarte?